10/7/18

Reseña|| El día que dejó de nevar en Alaska- Alice Kellen

El día que dejó de nevar en AlaskaTítulo: El día que dejó de nevar en Alaska
Saga: Autoconclusivo
Autora: Alice Kellen
Editorial: Titania (Ediciones Urano)
Páginas: 352
Disponible en México
Gracias a la editorial por el libro
Sinopsis
Un chico con el corazón de hielo. 
Una chica que huye de sí misma.
Dos destinos que se cruzan.
Heather cree que solo hay tres cosas que sabe hacer: atraer problemas, salir huyendo y correr. Así es como termina en Alaska, en un pequeño pueblo perdido, trabajando de camarera mientras intenta llevar una vida nueva y tranquila. Su único problema es que uno de los dueños del restaurante parece odiarla y que ella nunca antes ha conocido a nadie que despierte tanto su curiosidad. Nilak es reservado, frío y distante, pero Heather puede ver a través de todas las capas tras las que se esconde y sabe que en ocasiones hay recuerdos que pesan demasiado; como los de sus propios errores, esos que intenta dejar atrás.
Pero, a veces, la vida te da una segunda oportunidad.
La nieve empieza a derretirse.
Y todo encaja .


Heather necesita tomar un respiro y alejarse de todo aquello que le recuerda los errores que cometió. Es así como acaba en Inovik Lake, Alaska. Un pueblo donde todos se conocen entre ellos y donde es imposible pasar desapercibida como ella tenía planeado. Sin embargo, cada día descubre que Inovik Lake no fue tan mala elección. En el pueblo conoce a mucha gente y vive experiencias que nunca pensó experimentar que hacen que mire su pasado de forma diferente y se plantee un nuevo presente y futuro. Nilak tiene un temperamento difícil, es frío y distante, no le gusta hablar ni entablar conversaciones, en especial con Heather. Cuando ella empieza a trabajar como mesera en el bar en el que Nilak trabaja todo se vuelve complicado. Heather sabe que Nilak es más de lo que deja ver a las personas de su alrededor, su vida de ella es un claro ejemplo; después de todo, cada persona está formada por su propio pasado, por sus errores y momentos de felicidad.

Este es el segundo libro que leo de Alice Kellen. Si soy sincera tenía muchas ganas de leer este libro por una parte por la portada tan hermosa, pero la otra parte era porque el anterior libro de esta autora me pareció una historia muy linda, y este libro tenía la pinta que sería igual de esa manera. 
"Todos los que tenemos un corazón que late y siente, tenemos también defectos. Son cosas que van de la mano."
En esta historia tenemos a Heather, una chica de 21 años que después de estar envuelta en malas amistades y cometer muchos errores en su vida que llegaron al punto de lastimarla a ella misma y a su familia, siente que la única manera de ponerle fin a todo ello es aislarse y reflexionar un poco. Es así como termina en Alaska (¿esta chica es extrema? no, ¿cómo creen?). Si hay algo que me gustó de esta protagonista es que la autora la pintó como una persona real, llena de defectos y virtudes, con muchos errores en su pasado pero que abrió los ojos y que está dispuesta a superarlos poco a poco sin importar que tan difícil llegara a ser. 
Nilak es un chico que oculta mucho, una persona de pocas o nulas palabras y misterioso, pero que conforme lo vas conociendo se va ganando un cachito de tu corazón. Es un chico que desde el momento en que aparece en el libro se nota que carga un gran peso sobre los hombros y en el corazón, una persona no se comporta como Nilak sólo porque sí. Descubrir todos esos matices, y como bien Heather lo describe, capas de las que está formado Nilak me pareció precioso. Aunque no llegué a conectar con él por completo, eso no quita que haya disfrutado leer sobre su historia.
Heather y Nilak sienten atracción desde que se conocen, una de las razones por las que se intentan evitar, verlos como se acercan poquito a poquito y como ambos se empiezan a abrir mientras pasan tiempo juntos es muy bonito.
Durante el libro tenemos a otros personajes como John, el nuevo vecino de Heather en Ivonik Lake. Este personaje es un amor, es solitario y su única compañía son los perros que entrena, al igual que todos los personaje de la historia tiene un papel importante y su propio pasado con recuerdos tristes. Ver como John le toma cariño a Heather fue algo muy lindo de leer, en especial cuando el cariño empieza a ser mutuo y se cuidan entre ellos. 
Otra cosa que me gustó del libro es que se incluyera a Caos, es un perro Husky todo rebelde que a nadie le hace caso ni siquiera a John que supuestamente lo está entrenando. Sin embargo, cuando él y Heather se conocen el vínculo que surge entre ellos es instantáneo. Me encantan los animales, en especial los perros, así que leer esa relación entre humano-perro fue un muy bonito detalle.
"-Algunas personas se cierran tanto en un momento determinado que luego olvidan cómo volver a abrirse a los demás; se vuelven herméticos, necesitan protegerse porque en el fondo tienen mucho miedo o sienten dolor."
Me puse a pensar qué es lo que hace especial al libro, porque francamente me gustó mucho; sin embargo, la verdad es que tiene muchos clichés y es básicamente lo mismo que uno se puede encontrar en cualquier libro New Adult. Pero me di cuenta que este libro está formado por muchas cosas que separadas son bonitas, pero si las juntas todas ellas queda algo más bonito todavía y así es como salió este libro. 
Los personajes de entrada son geniales, como bien dije antes, cada uno tiene sus personalidades, sus propios problemas, culpas y dolor con los que cargan; es casi mágico leer como cada personaje se da así mismo otra oportunidad. La pluma de altura es una cosa realmente especial, te atrapa desde el primer momento y te envuelve con su prosa llena de ternura y esperanza. La trama del libro si bien no es muy diferente a otros libro, fue muy bien manejada por Alice Kellen. La ambientación me hizo sentir en la mismísima Alaska mientras leía, de hecho ya la agregué a mi lista de lugares que visitar antes de morir. Alaska fue un buen lugar para el desarrollo de la historia, le dio un toque diferente. Y además, el libro está lleno de muchas frases realmente bonitas.
"Existen muchos tipos de tristeza: está la que va acompañada de dolor, la que se esconde tras la rabia, la que simplemente aparece un día y se queda y no saber por qué ni cómo, y la tristeza por amor, que es muy extraña, porque estar deprimido por algo tan bonito es un sentimiento complejo y difícil de manejar.."
El mensaje que da el libro además es hermoso, sobre las segunda oportunidades y sobre como una persona no sólo está compuesta de recuerdos malos ni buenos, es una perfecta combinación de momento agridulces; tampoco está formada de sólo errores ni de acciones completamente buenas, después de todo, son de los mimos errores de los que se aprende para no volver a caer en ellos; y los momentos y recuerdos buenos nos dan la fortaleza para seguir adelante. Siento que esta historia es un perfecto reflejo de ello.

Así que para resumir, esta historia ganó un pedazo de mi corazón, todo ello que la conforma da como resultado un libro muy muy tierno, lleno de esperanza, de segundas oportunidades, de lo importante que es aprender de los errores y aceptar el pasado para poder centrarse en el presente y vislumbrar el futuro, de la magia que una persona tiene dentro de si y como permite que llegue a los demás y los toque, del poder que tienen las palabras y los sentimientos.
"Si algo he aprendido, es que no importa tanto ganar o perder, sino qué personas están a tu lado cuando ganas o pierdes."

¿Qué me dicen ustedes? ¿Han leído este libro o algún otro de la autora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario